Un camionero fue acusado de acuchillar a su esposa en 2012, en General Rodríguez. Se habían separado y él estaba en pareja. Pero cuando declararon sus dos hijos, ambos sostuvieron que la madre lo quería matar y que se trató de un suicidio. Lo absolvieron.


Un camionero que estaba acusado de haber matado a su esposa, en la localidad bonaerense de General Rodríguez, fue absuelto por un tribunal de Mercedes luego de que los hijos del matrimonio declararan que la mujer lo hirió de gravedad y al creerlo muerto se suicidó.

El camionero, José Francisco Lotito (55), estaba imputado del “homicidio agravado por el vínculo” de Estanislada Rojas, de la misma edad. Según informó el abogado Sergio Doutres, la fiscal Valeria Chapuis no encontró mérito para acusar a su cliente y el tribunal integrado por Ricardo Marffía, Eduardo Costía y Alejandro Caride lo absolvió.

En 2012, el matrimonio se separó tras más de 30 años juntos y el hombre comenzó una nueva relación, con una mujer más joven. De acuerdo con lo relatado por los hijos de Rojas durante el juicio, la mujer cayó en una profunda depresión, “amenazaba constantemente” a su marido y según una denuncia, rompió la ventana de la casa de la nueva pareja y con un vidrio la amenazó de muerte.

El 5 de junio de 2013, Lotito fue a la casa de su ex mujer para llevarle dinero de la mensualidad, pero la visita terminó con Rojas muerta de dos cuchilladas y él herido de cinco. Durante la instrucción de la causa, el fiscal de Luján Oscar Reggi había acusado al camionero de concurrir a la casa con una cuchilla de 11 centímetros de largo y en medio de un “episodio violento” haberle provocado a su ex esposa dos heridas en el pecho que la mataron.

Como la mujer tenía heridas en las manos, el fiscal interpretó que eran prueba de que intentó defenderse y en medio de la pelea también le aplicó a su ex marido cinco cuchilladas, dos en el tórax, dos en la espalda y una en la pierna.

Herido, el camionero fue a la casa de su hija, ubicada al lado, y al concurrir la joven a la vivienda de su madre la encontró muerta, por lo que con su esposo llevaron a ambos al Hospital Vicente López y Planes de General Rodríguez.

Si bien Lotito no declaró en el juicio, Doutres asegura que la mujer lo atacó por la espalda cuando llegó y ambos forcejearon en el piso con el cuchillo hasta que él se lo quitó, pero tras quedar gravemente herido, no recuerda lo que pasó.

Pero la clave del caso está en una carta que los hijos del matrimonio encontraron tras la muerte de su madre. Allí, la mujer pedía “perdón” en reiteradas ocasiones y realizaba una serie de reclamos que hacían pensar que ni ella ni su marido iban a existir más. “Mi padre es inocente. El no quiso matar a mi madre, sino que fue un plan pensado por ella”, declaró en el juicio la hija del matrimonio, que detalló que la carta estaba fechada el 4 de junio de 2013, un día antes del episodio.

La carta decía “José viene mañana”, lo acusaba de ser “muy cruel”, afirmaba que habían sido “muy felices” y que la actual pareja de Lotito era la culpable de la situación que estaban viviendo. Pero además, la mujer pedía: “Marcelo (por su yerno) que vaya a cambiar la cerradura de la quinta, porque esta zorra atorranta va a ir a sacar todo”.

La hija de Rojas sostuvo que esta última frase le dio el indicio de que su madre tenía la idea de matar a su padre y luego suicidarse y que pensaba que terminó con su vida porque lo creyó muerto.

El hijo coincidió con su hermana y recordó que días antes su madre les había pedido a ambos una piedra para afilar que utilizaban para trabar una puerta y precisó que creía que atacó a su padre con un cuchillo que utilizaba en el jardín.

“Ella siempre decía que mataría a mi padre y que después se iba a matar”, agregó el joven y mencionó que en la carta su madre pedía expresamente que él no viera lo que había ocurrido porque era “muy sensible”. Para Doutres, “fue conmovedor escuchar el testimonio de los hijos y cómo hablaban del padre”. “Hasta la fiscal lloró y después dijo que no encontraba mérito para acusar a Lotito y solicitó que el tribunal se expidiera”, explicó.

Entonces, los jueces pasaron a un cuarto intermedio y luego absolvieron a Lotito, que recuperó la libertad tras permanecer preso casi dos años.

El hombre celebró la decisión con sus hijos y hasta con el gerente de la empresa de transportes, que ya le anticipó que puede volver a su trabajo.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-271056-2015-04-22.html