El gobierno bonaerense desea terminar con la "mafia" que maneja esta actividad ilegal; el ministro de Seguridad Ritondo dijo que quiere una ley o unificar ordenanzas en los 135 distritos



La violencia que sufrió en San Martín un joven que se negó a pagarle a una mujer cuidacoche hizo que el gobierno bonaerense anunciara su decisión de ir a fondo contra lo que denominó la mafia de los "trapitos" y "limpiavidrios".

Así lo explicó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien adelantó que una ley provincial o la unificación de criterio en ordenanzas municipales deberían combatir la actividad ilegal de las organizaciones que lucran con los "trapitos" y "limpiavidrios" en los 135 distritos de la provincia de Buenos Aires.

Ritondo admitió ayer que algunos policías bonaerenses "pueden estar entongados con las mafias de los denominados trapitos", al tiempo que afirmó que van a erradicarlos.

El ministro de Seguridad bonaerense puso como ejemplo la política llevada adelante por el intendente de Pinamar, Martín Yeza, que avanza con un proyecto denominado "Trapitos cero" (ver a parte). "Vamos a tener que extenderlo a toda la provincia", dijo Ritondo.

El jefe comunal de Pinamar informó en su cuenta de Twitter sobre un procedimiento por este tipo de actividad ilegal: "Anoche [por anteanoche] detuvimos a nueve trapitos en zona de boliches, que tenían pedido de captura. Fruto del trabajo con la policía".


Ritondo explicó su intención de hablar con los intendentes de la provincia de Buenos Aires porque hay distritos donde, por ordenanza, se permite la actividad regulada de los denominados trapitos.

En San Martín hasta la asunción del actual intendente, Gabriel Katopodis, en diciembre de 2011, había cuidacoches habilitados por la Municipalidad. El jefe comunal explicó que sacaron a doscientos trapitos y ya ordenaron el 80% de la situación de los cuidacoches.

"En la Legislatura provincial hay dos proyectos. Habrá que darles un impulso", afirmó Ritondo en declaraciones a radio Mitre.

Uno de los proyectos mencionados por Ritondo fue presentado por los ex diputados provinciales Mauricio D'Alessandro (que ayer se integró al directorio del Grupo Bapro) y Guillermo Britos (actual intendente de Chivilcoy). "La seguridad de las calles debe quedar en manos del Estado, no de los «trapitos». Nuestro proyecto tenía como objetivo eliminar la figura del cuidacoche", explicó a LA NACION D'Alessandro.

La iniciativa de los ex legisladores nunca prosperó en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. El proyecto fue rechazado en las comisiones de Legislación General y Asuntos Constitucionales y Justicia. Ahora está en Presupuesto e Impuestos, según la página web de la Cámara de Diputados bonaerense. No se descarta que la iniciativa tome impulso al reanudarse la sesiones en la Legislaltura.

Para D'Alessandro no sólo se debe eliminar la actividad de los "trapitos" porque la seguridad pública es una función del Estado. "Reglamentar a los cuidacoches sería como regularizar la esclavitud. Las mafias organizadas esclavizan a los «trapitos»", sostuvo el ex legislador.

En la ciudad de Buenos Aires, cabe recordar, fracasaron varios proyectos por falta de apoyo del kirchnersimo; ahora también se va a intentar avanzar ahora contra la actividad ilegal de los "trapitos". Así lo anunció el presidente del bloque de Pro, Francisco Quintana.

Justamente los barrios de la Capital más afectados por los "trapitos" son Palermo, Belgrano, La Boca, Puerto Madero y Núñez, según lo reveló un informe oficial.

Ayer, por su parte, el intendente de San Martín, Gabriel Katopodis, por medio de un decreto, cesó en sus funciones al empleado Fernando Avelik, el joven detenido por golpear y dejar inconsistente a Leonel Biasutti después de que se negara a pagarle a una mujer que hacía las veces de "trapito" en las zonas de boliches de San Martín.
El atacante seguirá preso

Avelik trabajaba en la División de Señalamiento de esa comuna. Era empleado municipal desde 2008. Ayer fue indagado e imputado de los delitos de lesiones graves en la Unidad Funcional de Instrucción N° 5 de San Martín. Por lo menos hasta las próximas horas seguirá detenido.

La cuidacoche, Andrea Jáuregui, en diálogo con el canal de noticias TN dijo que hace 11 años que trabaja en el centro de San Martín. Negó integrar una red de "trapitos" y de que Avelik sea el recaudador de la organización ilegal.

"Cuido los autos entre las 22 y las 6. Trabajo los jueves, viernes y sábado. Lo que pasó fue horrible. Odio los golpes y no me gusta la violencia. Soy de la escuela del respeto", sostuvo Jáuregui.

La mujer dijo que el joven que fue golpeado por Avelik le faltó el respeto y quiso pegarle. "Estaba ebrio. El joven que después lo golpeó le dijo que no me faltara el respeto y él [por Biasutti] le insultó a la madre", agregó.

Antes, en radio Vorterix, Graciela, la madre de Avelik, afirmó: "El no es «trapito», sólo frecuenta la zona. Esto es político y nos han destruido. Lamento lo que le pasó al pibe, soy madre. Pero tampoco que lo ensucien a mi hijo. Fernando hace siete años que trabaja en la Municipalidad de San Martín, puede hablar cualquiera de los directores de cómo es, lo quiere todo el mundo. La única locura que tiene es su batería, su banda". Y desmintió que sea integrante de la barra brava de Estudiantes de Buenos Aires.

El abogado Sergio Doutres quedó a cargo de la defensa de Avelik y manifestó que su cliente no tiene antecedentes. "Se presentó -dijo el letrado- y lo remitieron a una sede policial, donde permanece. El delito por el que se lo acusa es excarcelable, pero hay que ver bien la imputación. Hay cinco días para resolver la excarcelación, eso lo va a decidir el juez de garantías, pero desde el punto de vista legal están dadas las condiciones para la excarcelación".